viernes, 21 de junio de 2013

¡Adiós, guarde,adiós!

Hoy termina oficialmente su curso en la guardería, y en septiembre empezaremos una etapa: EL COLEGIO.
Recuerdo que el primer día de guarde iba hecha un flan y con un sentimiento de culpa enorme.
Mucha gente nos decía:
- " Le irá bien, se espabilan mucho". Yo no fui a guardería en mi infancia y creo que soy espabilada,jeje.
- " tendrás más tiempo para tí". Cierto, no lo puedo negar... los días que no he tenido que ir  a trabajar me ha venido de perlas,pero no ha sido ese el motivo.
Nuestra decisión de dejarla en la guardería fue, simple y llanamente, no poder compaginar horarios laborales  con ella.
Intentamos las mil y una en cambios de horarios, y aunque ha repercutido en vernos menos como matrimonio al menos hemos podido compaginarlo con su crianza. Aún así, resultaba imposible no dejarla sin la necesidad de implicar a sus abuelos o una canguro. Algo que no hemos barajado ya que sus abuelos aún trabajan.
El primer día salí llorando de la guardería.
Había dos semanas de transición, en las que los dejabas una hora, dos,..in crescendo hasta que se fueran habituando.
Mi hija se agarraba a mi cuello como si nunca más en la vida fuera a verme.Y cuando regresaba a por ella, venía corriendo, con lágrimas en los ojos como si hubiera visto a Pocoyó en persona.
Eso me parece ya lejano porque la situación cambió enseguida.

Su primer día de guarde...snif!! ( la lagrimilla es mía)

He visto durante estos meses que era mi hija la que me arrastraba para entrar en la guarderia, que se despedía con un beso, una sonrisa, que venía corriendo al verme y enseguida se iba para darle un beso y un adiós a su profesora.
En niños tan pequeños creo que eso sólo es posible porque a su cuidado están profesionales que quieren a los niños.
Ese miedo que como padres tenemos: si cuidarán adecuadamente a los peques, si verán en cada uno la personalidad y las necesidades de cada uno.
Ha ido a una guardería pública, han salido de excursión muchísimas veces, han hecho infinidad de actividades,me han dado informes, fotos, videos.
Sólo puedo decir GRACIAS. En especial a Montse y Marta, sus profesoras, a Carme ( la directora) y el resto de profes que cuidan por igual de todos.

Ir a la guardería es una decisión muy personal,pero yo estoy contenta. He visto a mi hija feliz y es lo que he valorado todo este tiempo.
Empezará otra nueva etapa,pero esta no la olvidaré nunca. Es parte de la infancia,la etapa más importante de toda su vida



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Diseñado por El Perro de Papel