jueves, 14 de noviembre de 2013

El Segundo hijo



Cuando estaba embarazada escribí un post AQUI acerca de los miedos al tener otro crío en casa y lo que la gente comentaba cuando anunciaba que estaba nuevamente embarazada.
Ahora,Pequeño Vikingo tiene 2 meses y aunque no puedo hablar de una experiencia dilatada siendo mamá por segunda vez me apetece explicar las sensaciones que he tenido.
EMBARAZO
- los miedos acerca de la salud del bebé,SIGUEN ahi. Eso creo que es inevitable independientemente del número de hijos.
- La bolsa de maternidad llevaba 2 meses hecha en el primero. Con este crío, casi la tengo que hacer camino del hospital.
- El embarazo ha sido más corto respecto al primero. Con mi hija, estaba las 24 horas pensando en ello. Con Pequeño Vikingo no, casi todo se va a la enana que te requiere continuamente.Así que, cuando me quise dar cuenta ya estaba en el hospital.
- Siguen los consejos respecto a los cuidados que debes tener embarazada. El principal: NO COJAS PESO. ¿ Cómo no voy a coger peso si tengo una niña que también quiere que la coja en brazos?. En mi caso,además,fue más acusado porque tenía una contractura en la espalda y fue la frase que más escuché esos meses.
PARTO
En este parto ya sabes lo que te espera. Por una parte, he ido más tranquila  y por otra con miedo. Mi cabeza es una máquina estadística.
Pensaba: " si mi hija ha nacido sana,quién me dice que esta vez mi hijo no lo esté".
Otra cosa que es inevitable en cualquier madre. Cuando nacen no miras si es guapo o es feo, más grande o más pequeño. Sólo esperas que te digan: tu bebé está sano.
DÍA A DÍA
En mi caso, va a ser el último hijo. Todo el mundo dice que nunca se sabe pero, a no ser que nos toque la Lotería ,no va a ser posible.
Es una decisión consensuada con mi marido y no sólo por una cuestión económica, sino principalmente, de conciliación laboral.
Así que esta maternidad la estoy viviendo diferente.INTENSAMENTE.
Con mi hija, estaba pendiente de ella minuto a minuto, miraba hasta cómo pestañeaba.
Buscaba por internet lo que cabe esperar en el desarrollo de un bebé, arrasaba las tiendas de ropa y puericultura.Le compré ropa que incluso se quedó nueva y artículos que han resultado, en la práctica, bastante inútiles.
Con Pequeño Vikingo, he comprado lo justo. Para empezar, porque crece a un ritmo vertiginoso,no se mancha de barro,papillas o babas ( por el momento) y porque he podido reciclar ropa de su hermana, como bodys, pijamas e incluso algún pantalón.
Pese a todas las cosas prácticas, lo que más me ha llamado la atención de esta maternidad es algo que no había imaginado,intentar retener todos los pequeños detalles que se que no van a volver más
- El olor a bebé. Cojo a mi hijo y aspiro con fuerza para olerlo, para no olvidar ese increíble aroma.
- No miro el desarrollo del bebé. Ya tienes la experiencia de la primera, tampoco es algo que te preocupe tanto (tampoco indiferencia),pero sabes que cada bebé tiene su ritmo y no comparas con otros niños.
- Haces con él todo lo que te quedó por hacer o te hubiera gustado con el anterior hijo: portearlo, apuntarte a talleres de masajes.Sacas tiempo hasta debajo de las piedras aunque esté más reducido.
- Estás más atenta a cada detalle. Sobre todo, cuando miras al mayor y piensas " madre mía...si no hace tanto estaba como el pequeño y ahora ya está en el colegio".

Podría seguir largo y tendido,pero sólo deciros a las que esperáis un segundo hijo o lo estáis pensando que aunque no se tenga tanto tiempo, tengas que multiplicar las horas y los cuidados..por mucho que te expliquen,es MARAVILLOSO. Yo siento esta maternidad diferente...más intensa, sin miedos, disfrutando las pequeñas cosas que se que enseguida se van y no vuelven más.

Más que recuerdos, estoy intentando retener en la memoria...sensaciones. Lo bonito que es ser mamá

Besitos 
-







Image and video hosting by TinyPic
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Diseñado por El Perro de Papel