viernes, 20 de diciembre de 2013

Cómo fomentar la solidaridad en nuestros hijos


A todos nos gustaría que nuestros hijos crecieran con unos valores,pero creo firmemente que los aprenden a través del EJEMPLO. No podemos pretender que sean honestos y actúen en base a lo que consideren justo si nosotros actuamos de forma diferente ante cualquier circunstancia. Ni que sean sinceros si, a ellos mismos,continuamente les mentimos.



La SOLIDARIDAD es uno de los valores que van a aprender siguiendo nuestros pasos. Es un concepto que abarca múltiples gestos y es uno de los que más satisfacciones les darán,porque crecer pensando que " Es mejor dar que recibir" fomenta personas más felices y capaces de superar,con más eficacia, las frustraciones.Os explico unos ejemplos, pero creo que hay muchos más:
  • Ahora, en Navidad,es una buena época. Si tienes pensado donar juguetes que ya no usan, no los recojas sin más. Explícale por qué lo haces y que consigues con ello: que otro niño pueda seguir jugando con ese objeto que tanto le había gustado a él. Si es muy pequeño, posiblemente, te diga que  "tururú, ese juguete se queda en casa aunque no le haga ni caso". No fuerces,explícale, quizás ese año no lo entienda, pero el siguiente lo entenderá mejor, y al otro un poco más.
  • Ayudar a una persona con las bolsas de la compra, a subir una escalera, a sujetarle la puerta. Puede asociarse a unas normas de educación, pero también a solidaridad. No siempre se encontrarán a una anciana cargada de bolsas o no tendrán la edad adecuada para ayudarla,pero si pueden hacerlo con papá/mamá. Darles una pequeña bolsa que pueda llevar sin sobrepeso y explicarles que gracias a eso está ayudando a que  mamá no esté cansada.
  • En el colegio, en el parque.. si algún compañero se cae, está malito ese día, le cuesta más una actividad quizás no le ayuden por iniciativa propia,pero si se les puede explicar e invitarlo a que lo haga  " se ha caído ese nene, vamos a ayudarle porque quizás se haya hecho daño y seguro que le gusta que le des la mano"
  • Se realizan multitud de actos solidarios en los que se puede acudir con ellos. Es una buena oportunidad para que disfruten y sepan que con ello se ayudará a la causa X.
  • Y quizás, el que más nos cueste como adultos es la indigencia callejera. Recuerdo que mi madre,siempre que veía a alguien pidiendo e iba conmigo, me daba unas monedas para que se las diera. Nunca dijo que no. Y a mi,sin embargo,a veces me cuesta por pensar " No soy el Banco de España" " uff, ese lo va a gastar en drogas", Etc. Pero os voy a contar una anécdota curiosa: Con mi hija también lo hago cuando voy con ella y, una vez, pasamos delante de un hombre sentado pidiendo con un cartón en el suelo ( ella lo asocia rápidamente a eso) y no le di nada. Mi hija empezó a tirar de mí " Mama, dame..mamaaa,dame". Me paré en seco y la chiquilla tenía razón: no puedo decirle unas veces sí, y otras que no.Le di una moneda y ella se la dió al hombre. Él contento, y ella más.Cuando piensas que tienen que aprender, aprendes tú. Y sigo aprendiendo.

Y es que, ya lo decía mi padre mil veces

Desde pequeñito, crece el arbolito



                                             Image and video hosting by TinyPic
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Diseñado por El Perro de Papel