miércoles, 16 de abril de 2014

7 consejos para evitar la retención de líquidos


Ahora que se ha instalado el buen tiempo, y empezamos con la operación “vacaciones”, toca ponerse a punto para quitarse las medias , sacar del armario (y probarse) la ropa de primavera. ¿No os ha pasado que a veces, sin haber comido más de la cuenta, os encontráis “hinchadas”?. La “culpa” es de la retención de líquidos.
¿Qué es la retención de líquidos?
Es la acumulación de líquido en los tejidos de nuestro cuerpo, producida cuando existe un desequilibrio entre las fuerzas que regulan el paso de los líquidos de una zona a otra.
Las hormonas de nuestro organismo contribuyen a ajustar los niveles de líquido en éste para que se mantengan en equilibrio. Por eso si se bebe más agua de la cuenta, no sucede nada, ya que es eliminada por los riñones en forma de orina o a través del sudor.
El problema se origina cuando, por alguna razón, el cuerpo no puede eliminar todo el líquido necesario para mantener este equilibrio, por lo que se produce la llamada retención de líquidos.
Causas
La retención de líquidos aparece como consecuencia directa de ciertas situaciones fisiológicas como pueden ser la menopausia o el embarazo (a causa de los cambios hormonales que se  suele manifestar mediante hinchazón de tobillos y pies).
Pero una de las causas de la retención de líquidos no relacionadas con problemas fisiológicos son los hábitos de vida poco saludables, como el sedentarismo o la dieta inadecuada.


7 consejos para evitar retener líquidos
  1. Hacer ejercicio. Cualquier ejercicio en el que haya que mover las piernas, facilita el trabajo a los riñones. En concreto nadar (en la piscina o en el mar) es un excelente ejercicio sobre todo ahora que comienza  la época de playa.
  2. Controlar el consumo de todos aquellos alimentos ricos en azúcares.
  3. Comer proteínas de forma moderada, pues si estas llegan a faltar en la dieta, puede provocar la acumulación de líquidos entre los tejidos.
  4. Beber agua. Lo óptimo sería beber entre uno y dos litros de agua al día.
  5. Beber infusiones en ayunas. La cola de caballo o el té verde pueden ser buenas aliadas.
  6. Tomar alimentos ricos en potasio: Las frutas y las verduras son ricas en potasio, en especial el plátano, el calabacín, puerro o apio.
  7. Tomar alimentos bajos en sodio: Entre los alimentos bajos en sodio tenemos muchas frutas y verduras, aunque algunas frutas como las manzanas, las peras o las cerezas son especialmente recomendadas. Algunos cereales como el arroz o la avena, o patata, así como la soja u otras legumbres.
¡Felices vacaciones!

autora del blog El Cuaderno de Flores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Diseñado por El Perro de Papel