lunes, 19 de enero de 2015

¿ los hijos unen o desunen?


Creo que esta pregunta es algo personal y cada cual contestará una cosa diferente. Pero voy a aportar mi visión sobre ello después de 9 años como pareja-matrimonio incluido- y dos hijos de 4 y 16 meses.
Para mí, una pareja que no es fuerte ANTES de tener hijos no lo acabará siendo después si espera que la llegada de un hijo solucione todo los problemas maritales..
Un hijo no es la solución a los problemas. Es una responsabilidad y eso conlleva, muchas veces,otros problemas que antes ni imaginabas.
Antes de tener hijos hemos viajado muchísimo e  íbamos al cine o al teatro cada semana porque es algo que nos gusta a los dos, hemos compartido aficiones y parecía que vivíamos en una permanente luna de miel.
Al llegar nuestra hija, deseadísima, ya no fuimos 2. FUIMOS 3.
Y la llegada de alguien a casa, rompiendo las rutinas, no une. Desune.
Para empezar, te olvidas de tí y eso implica olvidarte del otro. Toda tu atención se vuelca en el bebé, por ambas partes y diría que incluso más en la madre.
Tuvimos la suerte que era una niña que comía, dormía y no era un bebé de alta demanda.Con su hermano, ha sido todo lo contrario y es como volver a empezar de nuevo,aprender otra vez a ser mamá.
No volvimos a salir solos los dos hasta pasados unos meses. Y no porque los abuelos no quisieran quedársela unas horas para ir a cenar sino porque ese afán de controlarlo todo nos impedía delegar la criaturita.
Hay más " discusiones" por pequeñas tonterías, como el simple cambio de pañal. Más cansancio acumulado, más preocupaciones por una simple fiebre y esa vida sexual sana e intensa se reduce porque mentalmente estás cansado y físicamente no encuentras el momento y, cuando lo tienes ,sólo hay ganas de descansar.
También se da el caso que uno puede "tirar más del carro" que el otro, asumir menos responsabilidades o incluso desentenderse totalmente de ellas,incluyendo a los hijos. ( en este caso, creo que sobran comentarios. No ha sido el mío porque creo que no podrían tener mejor padre).
Cuando la pareja es fuerte y se tiene claro que hay etapas más sensibles, se habla y se ofrecen alternativas: como, por ejemplo, intentar hacer más vida de pareja, volver a salir a cenar solos, preguntar que necesita el otro para disponer de más tiempo para ÉL /ELLA y volver a tener los pequeños detalles que,aunque parezca una tontería, a todos nos gusta.
Si antes de tener hijos tenías discusiones, con ellos aumentan.
El hecho de tener un hijo no es un regalo que se hace al otro y con ello parece que sellas un contrato para toda la vida. OJO. Estás firmando un contrato como padres, de responsabilidad hacia el niño, no hacia la pareja. Ese va aparte. Ese es de los que puedes romper unilateralmente y sin previo aviso.
He escuchado varias veces que,aunque una pareja se esté tirando los trastos a la cabeza continuamente, se puede sacrificar para no romper la familia.
Siempre he creído que la mejor educación es el ejemplo. A mí  no me gustaría que mis hijos vieran unos padres que parecen compañeros de piso, indiferentes y que fingen llevarse bien delante de ellos.Porque crecerán pensando que eso es lo normal en un matrimonio o pareja.
Yo no creo en el " contigo hasta la muerte".Yo creo en el " contigo hasta el día que me quieras y me sigas respetando".
Yo adoro a mis hijos pero un día echarán a volar solos.Y yo me quedaré.
Es por eso que, aunque haya días más complicados hubo uno de ellos, cuando mi hija era pequeñita, que mi marido y yo, ante una temporada que no había discusiones pero si entrábamos y salíamos y dábamos las novedades caseras para que el otro se hiciera cargo ( un relevo en toda regla) dijimos " Eh, que yo te quiero. Pero no así".
No podremos coger la mochila, todavía, y viajar lejos.
No podremos salir cada fin de semana.
Incluso estamos abrazados y vendrán dos enanos a intentar separarnos por los celos.

Pero si podemos pensar que un día decidimos formar nuestra familia. NUESTRA. Que un te quiero, una caricia, hablar de nuestras cosas o ver una peli en el sofá quizás no sea tan emocionante como antes. Pero es que ahora nos emociona las anécdotas de nuestros hijos, ir al parque los 4 y contarnos las chorradas que han hecho con cada uno de nosotros mientras el otro no está.

Y eso, UNE. Con cariño, con respeto, con amor...UNE.Y MUCHO. 

PORQUE LLEGARÁ UN DÍA QUE LOS HIJOS SE IRÁN. Y SE QUEDARÁ CONTIGO LA PERSONA QUE NO TENÍA NINGUNA OBLIGACIÓN DE HACERLO..SE QUEDÓ A TU LADO PORQUE LA VIDA CONTIGO ES MUCHO MEJOR.


















Image and video hosting by TinyPic
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Diseñado por El Perro de Papel