sábado, 7 de febrero de 2015

Cuando tienes dos hijos


No voy a generalizar porque sería absurdo pero voy a hacer un breve resumen de lo qué es mi vida con dos hijos.
Pequeño Vikingo fue " planeado". A veces, por mucho que planees quedarte embarazada es una lotería y viene cuando quiere pero esperaba que mi hija, al menos, empezara el colegio para disponer de  unas horas durante la baja maternal para dedicarme al pequeño. Tan bien calculé, que me perdí el primer día de colegio de la niña por estar en el hospital (se adelantó dos semanas).
La maternidad con mi hija fue un "camino de rosas". Era una niña que comía estupendamente, dormía mejor, era traviesilla pero no me destrozaba el piso y todos los cuidados y atenciones iban exclusivamente hacia ella.
Y una piensa que cuando tienes otro hijo aplicas las matemáticas: 1+1. Sería lo mismo pero con 2.
ERROR.
Mi hijo desde el primer día ha pedido una atención constante, siempre en brazos, dormir con él y  querer dejarlo en la cuna o parque de juegos mientras haces tareas ha sido un intento en vano. Ahora tiene 17 meses y sigue sin dormir 8 horas seguidas.Quizás en otras familias no se alteran si el niño llora o te reclama. En eso no me voy a meter,pero aunque haya a gente que no le parezca bien a mi me duele en el alma verlo llorar y para bien o para mal voy a ir todas las veces que me de la gana.
Por no decir que si con la niña tenía 4 ojos en sus trastadas con él tengo 24: todo lo tiene que sacar, a todas partes se sube y prueba si tiene algo donde saltar como un mono. Ya he perdido la cuenta de los chichones que ha tenido.
Con el segundo es cierto que si se cae una vez no vas corriendo a urgencias como me sucedía con la niña pero eso no quita que pases de todo.
Al mismo tiempo que estás con él, su hermana también requiere atención. Y es normal.
Si a eso sumo la jornada laboral ha habido días que he estado a punto de ingresar en un centro psiquiátrico.
Pero lo peor de todo es haber pensado cómo sería mi vida con un sólo hijo. Ese instante en que se te pasa por la cabeza creo que es el que más dolor te produce..el simple hecho de pensarlo en un momento de frustración y sentirte que quizás se equivocó al elegirme como mamá. Te da hasta vergüenza pensarlo, ya ni os cuento el contarlo ( y algunas se llevará las manos a la cabeza. Genial,eso es que eres una súper mamá. Yo no).
Pero pasa.
Con el segundo aprendes poco a poco que dos hijos son diferentes. Porque aunque compartan genes no comparten personalidad y forma de ser.
Comparten a una mamá que en algún momento tiene que pensar que dos personas diferentes requieren atenciones y cuidados distintos. Y al principio cuesta entenderlo, sobre todo, porque al igual que cuando  tu te cruzas con tu pareja, OS ESTAIS CONOCIENDO.
Mucha gente dice que un hermano/a es el mejor regalo que se le puede hacer a un hijo para no dejarlo solo. Yo opino que un hijo no se queda solo aunque falten sus padres, tiene más familia y amigos e incluso hay hermanos que ni se cruzan la palabra.
Pero veo a mis hijos, con los chiquitines que son que se buscan, se abrazan y se les ilumina la cara cuando se ven, cuando sale de clase mi hija corre hacia el carrito de su hermano y dice " aysss,chiquitin" y pienso que ha merecido la pena. Es amor en estado puro.

¿ sabéis lo que es que dos personas corran a verte como si se les acabara el mundo para abrazarte?

Es lo que me voy a llevar en esta vida....A pesar de perder la paciencia y de tener menos tiempo.
Eso no puede nublar los momentos de risas, de cariño y de miradas cómplices.

Gracias por llegar a mi vida Pequeño Vikingo.
PARA TÍ TAMBIÉN HABRÁ MERECIDO LA PENA CONOCERNOS.
TE LO PROMETO






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Diseñado por El Perro de Papel