viernes, 13 de febrero de 2015

La dulce desespera



Cada vez me queda un poco más lejos pero parece ser que cuando ya te adjudicas el título de madre no te preguntan por las cosas dulces del embarazo, esas que te estás deseando que te pregunten para llenar de cursiladas la conversación....NO.


"¿ tú tenías tanta mala leche? uff...mi mujer está insoportable"
MMM... vamos a ver,¿ qué quieres que te cuente?
A) NO. era una furia desatada en la cama, amable y llenando de notitas toda la casa para el padre de la futura criatura
B) SI. tenía mucha mala leche. Sólo escuchar la voz de mi marido me irritaba. Me dolían las muelas si los garbanzos que preparaba estaban duros y si ocupaba 1/4 parte de la cama y no me dejaba las otras 3/4 lo cosía a patadas hasta que se agarraba con los dientes a la almohada para no caer.
Pues B. B,si te digo que A, aparte de ser mentira iba a provocar tu ruptura matrimonial.

¿ tú te enfadabas porque no estaba todo el día tocando la barriguita y haciendo la ola cuando daba una patada el bebé?
Pues hombre, enfadarse no. Que va, sólo le dije a mi marido que iba a parir a su hija,no a un gremlin y que si la niña daba una patada tenía que dejar lo que estuviera haciendo y poner la cara en la barriga. Y si encima te engaña y te dice que ya lo ha sentido cuando tú notas que está durmiendo,pues le gruñes.Pero enfadarse....no. Eso no es enfadarse,eso reeducar a un futuro padre.
Si me hubiese enfadado, en el segundo embarazo no hubiese estado con la oreja pegada las 24 horas.Ya no sé era por iniciativa propia o para no verme convertida en Hulk.

¿ Qué le digo para me crea que está muy guapa?

Pues no se,sinceramente. Supongo que puedes planear un viaje al Caribe,con escala en las Maldivas y cruzar la muralla China con una tortuga de las Galápagos. Con un poco de suerte, igual lo dilatas hasta el día del parto y te ahorras que " noooooooo,,estoy muy feaaaaaaaa, no me mientaasssssssssss"
Embarazada estará preciosa y aún así seguirá sin verlo

¿ y si me dice que  se ve muy gorda?

Llegará un día que no se verá ni los pies, podrá rodar por el salón como una canica y los tejanos parecerán los de la Barbie. Puedes callarte la boca, o mejor aún, comer como un cerdito y engordar más que ella. Eso consuela mucho. No sabes lo que fastidia que una no se reconozca en el espejo y el marido aproveche para ir al gimnasio y desarrollar una tableta de chocolate que ni en todos los años de casados quiso tener.



Pues sí. Espero que algún día me preguntéis, queridos amigOs, lo maravilloso que es el embarazo,ajaja..y dejéis de preguntar estas cosas ( incluida la molesta candidiasis).Más que nada porque luego veis a mi marido y lo adoráis como si fuese un totem mexicano ....y no fue para tanto ( ¿ o si?)









Image and video hosting by TinyPic
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Diseñado por El Perro de Papel