jueves, 26 de febrero de 2015

Pequeñas responsabilidades


A veces repito por activa y por pasiva que no me gusta meterme en la crianza de los demás. Yo suelo explicar la mía y que cada cual saque sus conclusiones. Y es que pienso que cada hijo y cada familia son únicos y tienen necesidades y soluciones diferentes. Y más porque hace años, con mi hija pequeñita, ya me metí donde no me llamaban y aprendí la lección. Por eso mi máxima es " cría y deja criar".
El post de hoy es sobre las pequeñas responsabilidades domésticas que se puede enconmendar a los niños/as.
El otro día me encontré con una amiga-conocida cuya hija va hacer la comunión y, en la conversación, me dijo que " ahora que ya tiene 9 años le irá diciendo que tiene que ayudar en casa". Vamos, que hasta ahora ni recoger sus propios calcetines. Bueno, como he dicho, cada cual que haga lo que le venga en gana.... ahí lo dejo.
Habrá quien diga que no soy una explotadora infantil pero como muchas otras cosas, " desde pequeñito crece el arbolito".
A mis hijos,por igual, desde que empezaron a andar les he ido enseñando pequeñas tareas:
- El pañal con pipi. Para algunos será una marranada,pero ellos lo recogen y los acompañaba a tirarlo en la basura. Con el tiempo, con decirle que " a la basura" ellos mismos iban solitos.
- La ropa sucia: hay un cesto de ropa al lado de la lavadora y ellos mismos dejan la ropita que se quitan al llegar del cole/ guardería en él. El pequeño no llega así que lo ayudo yo.
- Poner y recoger la mesa: el pequeño de 17 meses aún no lo hace, pero me ayuda a poner el pan, por ejemplo. Eso, si no le va dando mordiscos por el camino.
- Hacer la cama: la niña de 4 años lo intenta. Le queda mejor o peor,pero al menos sabe que antes de irse al colegio hay que hacer la cama.
- Recoger los juguetes: eso parece lo más sencillo y lo que más les cuesta. Al final, es una pequeña guerra en la que tengo que participar para que mi casa no parezca una leonera.
- Ayudar en la cocina: la niña me ayuda a rebozar, que le encanta,aliñar, pequeñas cosillas que no requieren que esté con fuego o cuchillos.
La niña también me ayuda a limpiar. A ella le encanta hacerlo con el limpia cristales y aunque tenga que ir yo detrás a repasarlo todo pero la simple predisposición hay que potenciarla.
Todo, todo lo que hacen lo acompaño con frases como " ohhhh, qué bien", " ¿ has visto como ayudas a mamá? muy bien hijo/a". Siempre un refuerzo positivo. A ellos le gusta porque asumir pequeñas responsabilidades les genera seguridad. Mamá confía en ellos.

Yo creo firmemente que desde pequeñitos es mejor. Pero eso es una opción de cada familia.
Eso sí, por favor, no hagáis distinciones entre niños y niñas.. ambos pueden por igual y el día de mañana os lo agradecerán.





                                                Image and video hosting by TinyPic
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Diseñado por El Perro de Papel